Los discos de vinilo invaden Brasil

vinyl

Ya no es ninguna sorpresa que el disco de vinilo está disfrutando de un regreso tan sorpresivo como innegable. En los últimos años, el consumo de estos discos, que hasta hace no mucho parecían extinguidos, ha aumentado enormemente, rivalizando con el del disco compacto.

Latinoamérica, y Brasil en particular, no son ajenos a este fenómeno. Se estima que las ventas de discos de vinilo están creciendo a un ritmo sorprendente en el país, cerca de un 20% por año. Esta tendencia va de la mano con la del resto de los grandes consumidores de música, como Norteamérica, Europa, y Japón.

Dónde fabricarlos?

vinylSin embargo, una demanda que crece de manera tan acelerada no es fácil de satisfacer. Cuando comenzó el fenómeno del regreso del vinilo, había muy pocas plantas en todo el mundo capaces de producir discos. La mayoría de estas plantas eran pequeñas o medianas, ya que la mayoría de las grandes prensadoras habían sido desmanteladas durante la década de 1990. En un principio esto no significó un gran problema, porque la mayoría de las ediciones en vinilo eran de artistas relacionados con la música electrónica o alternativa, los cuales no necesitaban grandes tiradas.

Sin embargo, eso ha cambiado en los últimos años. Cada vez más artistas populares se suman a la moda de editar en vinilo. Además, los pequeños sellos han aprendido a combinar la tecnología digital con la producción de discos para llegar a sus clientes.

Para satisfacer esta demanda, Brasil aportó una de las mejores plantas de prensado de vinilos, Polysom. Esta planta es actualmente la única en toda Latinoamérica, y goza de gran prestigio en todo el mundo. Pero Brasil no se quedará quieto. Una nueva planta en Sao Paulo, Vinyl Brazil, abrirá sus puertas este año, y promete producir unos 140 mil discos por mes.

De este modo, Brasil se pone a la cabeza de la producción de vinilos en todo el mundo.